miércoles, 13 de abril de 2011

GUIA DE CONSEJOS PARA ASIMILAR EL DIAGNOSTICO DE PARKINSON

EL CONTROL ES TUYO...


Acabas de salir del consultorio de tu médico con la notificación de que padeces la enfermedad de Parkinson.
Tienes muchas dudas, preguntándote qué sucederá de ahora en adelante.


En seguida, ponemos algunos temas a tu consideración que ayudan, de la mejor manera posible, a adaptarte a vivir con el diagnóstico.



  • INFORMACIÓN: existen muchas fuentes de información, pero ¿a quién le haces caso y quién o qué te puede ayudar a vivir con el Parkinson? Hay muchas personas en la misma situación que tú- con la misma enfermedad- y puede ser un apoyo platicar con ellas para intercambiar actividades y entendimiento por la misma enfermedad. Ven con nosotros los Lunes y Miércoles de 10:00 am a 13:00 pm en la calle Renato Leduc Número 113 en la Colonia Bosques de Tetlameya o llamanos a los teléfonos: 52439436 y 55383860, o bien contactanos a través de la página web www.parkinson.org.mx estamos para apoyarte. 

  • ¡HABLA DEL TEMA!  Cuando te sientas más tranquilo(a) habla con tu familia y amigos cercanos. Ten en cuenta que puedes tener y recibir reacciones muy diversas, por ejemplo, enojo, negación, frustración, miedo, confusión, incredulidad y tristeza. No te dejes influenciar y maneja las cosas a tu propio ritmo siendo positivo. Mantente en contacto con las personas más cercanas para que te apoyen. 

  • AGENDA Crea un archivo o agenda con la información más relevante, por ejemplo, teléfonos importantes, direcciones de médicos o citas médicas. También puedes gusrdar información acerca de la enfermedad, material de referencia, artículos de prensa, etcétera.

  • LAS CITAS CON EL MÉDICO Cuando visites a tu médico trata de aprovechar toda la cita para ti, para lo cual sería recomendable hacer previamente una lista de preguntas. Pídele que te hable en términos sencillos y entendibles, ten presente que tienes todo el derecho de hacer preguntas acerca de tu tratamiento medicamentos y aclarar cualquier duda que tengas. Incluso puedes preguntar sobre otro medicamento en caso de que hayas escuchado o leído de él en otra parte. Si no te sientes cómodo con tu médico, tal vez lo mejor sea buscar otra alternativa a través de familiares o gente de confianza.

  • ¡PLANEA EL FUTURO! Ahora es cuando debes concretizar tus planes para el futuro y tomar decisiones cruciales acerca de una compra importante o asuntos legales. Evita posponer situaciones difíciles. En tu trabajo debes tomar en cuenta hasta dónde la enfermedad te puede afectar en tu desempeño y capacidad. También es importante saber si puedes recibir algún beneficio por otra parte de tu empleador, por ejemplo un horario diferente.

  • ¡NO TE AISLES! Es sumamente importante que no te aísles de tu familia o amigos. sigue con tus amistades a tu ritmo. Si te sientes depresivo o ansioso habla con tu médico o un psicólogo, sigue haciendo las cosas que te gustaban antes y búscate algún hobby nuevo. también podría ser interesante involucrarte más activamente en un grupo de autoayuda.

  • ¡ENCUENTRA TU RITMO! Aprende a vivir  con la enfermedad. Debido a ésta, puedes sentir fatiga, trastornos de sueño o efectos secundarios de los medicamentos por lo que es importante planear bien las actividades, siempre balanceándolas con un tiempo de descanso y adaptarlas a tu bienestar. Si sientes que la fatiga te está afectando mucho,sería recomendable consultar a tu médico para que te dé algún consejo.

  • ¡ALIMENTATE BIEN!  Comer bien, balanceado y saludable es muy importante para los pacientes de Parkinson y buscar una dieta balanceada que contenga cereales, lácteos, verdura, fruta y carne. Sería conveniente platicar con el médico o incluso con el nutriólogo acerca de un plan de alimentos apto para ti.

  • ¡MANTENTE ACTIVO! El ejercicio regular, algún ejercicio leve mejora la circulación y fortalece la flexibilidad del cuerpo, en especial los músculos y las articulaciones: además, ayuda a guardar una postura correcta. El ejercicio es importante para reducir el estrés y darte una idea acerca de tu condición física.    Busca algo que disfrutes, como caminar, nadar o el trabajo (leve) en el jardín e integra estas tareas en tus actividades cotidianas. Tal vez puedas decirle a algún amigo que te acompañe y así disfrutar más de la actividad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario